Sexo

¿Sexo rápido? Sí, gracias

Por: - 16 de Febrero de 2017

Poco valorado porque deja fuera la previa, hacerlo algunas veces "rapidito" tiene sus beneficios. Saca de la rutina, da espontaneidad y cotidianidad al sexo. Aquí algunas escenas del cine para que te animes.

13 compartidos

Una atmósfera con velas, música adecuada y lencería para la ocasión no siempre son conjunciones que se dan fácilmente. Esperar el momento preciso para el sexo muchas veces nos juega en contra y esa ilusión de la perfección que ha dejado de lado el sexo rápido, también nos juega un mal favor.

Digámosle sí al sexo rápido. Tiene muchos beneficios, (más de los que crees), y a tu salud le hará bien.

De hecho, según un estudio publicado por SModa, a las mujeres les gusta “rapidito”. De 500 personas entrevistas de ambos géneros, un 30,7 % de las mujeres dijo preferir el sexo rápido frente a un 20% de los hombres. Como dijo Francisca Molero, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, del Instituto Iberoamericano de Sexología y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, “con una buena estimulación, a los 15 segundos se empiezan a notar cambios fisiológicos y genitales. La vagina ya cambia y empieza a lubricar”.

No hay que mirar en menos al sexo rápido, ni pensar que es más fácil. Al contrario, requiere de una cierta expertiz para que la excitación no se vaya a las pailas. Además el fast sex necesita que se hagan muchas cosas al mismo tiempo para que el punto de ebullición sea rápido. Tocar esos lugares clave y decir (o no) las palabras adecuadas.

Como dice The complete Idiot’s Guide to Amazing Sex:

“Esta modalidad puede ser perfecta para añadir algo de diversión a la vida sexual. Muchos experimentan una subida de adrenalina cuando tienen sexo rápido mientras están a punto de llegar tarde al trabajo, coger un avión o cuando los invitados están al caer. El quickie vale la pena y merece repetirse pero no hay que olvidar que deben ser la variación, no la tónica habitual de la vida sexual. Demasiados pueden causar problemas sexuales porque requieren que el hombre eyacule rápido y pueden hacer que la mujer no llegue al orgasmo. Por lo tanto, hay que espaciar esta técnica y hacerla corta, dulce y ocasional”.

Como dijo el terapeuta sexual Joel Block:

El sexo rápido es la mejor solución para combatir al peor enemigo de la líbido: la monotonía.

Acá algunas escenas del cine para que te inspires

Artículos Relacionados

Déjanos tu comentario