Vida Paula

¿Por qué mienten los chilenos? Esta encuesta lo explica

Por: - 13 de Junio de 2016

Además, 10 verdades sobre las mentiras, por una experta en detectarlas.

Se trata de un estudio que realizó la Universidad Bernardo O’higgins sobre la percepción de la mentira. ¿Por qué mentimos? ¿Cuándo una mentira está “justificada”? ¿Quiénes son los que más mienten? Aquí las respuestas.

La muestra del estudio fue de 312 personas, hombres y mujeres de 20 a 60 años y que debieron responder a 8 preguntas libres.

“Es curioso que la gran mayoría rechaza la mentira, pero justifica su uso. Los chilenos dicen mentir para proteger a otro en 90% de los casos, mientras que un 91% dice que lo hace por necesidad”, dijo Paula Rodríguez, directora de Comunicaciones de la Universidad Bernardo O’Higgins, según publica Publimetro.

¿Dónde mienten los chilenos? El 51% dijo que en el trabajo y el 48% en la casa.

“Vivimos en una época de falta de credibilidad de las instituciones y de las actividades ciudadanas. Al consultar sobre las actividades en las que más se percibe que se miente con regularidad, la política logra el primer lugar con un 53.8%, siendo seguida por el amor, con un 28% y la Justicia 12,7%”, explicó Paula Rodríguez.

10 verdades sobre las mentiras

Hace un tiempo recopilamos las 10 verdades sobre las mentiras basándonos en los conocimientos de Pamela Meyer, experta en medios sociales y detección de mentiras y MBA en Harvard, quién además de todos los textos que ha escrito dio una interesante charla TED al respecto.

1. Podemos decir mentiras blancas hasta 200 veces al día. “En concreto mentimos hasta en 3 ocasiones en los 10 primeros minutos de interacción con desconocidos” explica Meyer. (Suena tremendo).

2. Las mentiras blancas permiten que la sociedad funcione sin problemas a las duplicidades devastadores desde derribar corporaciones, hasta para evitar romper familias, dice Meyer. No por nada Mark twain escribió: “Nadie podría vivir con quien dijera siempre la verdad”.

3. Por esta razón es que “estamos en contra de la mentira de cara a la sociedad, pero en secreto estamos a favor”.

4. Según el informe de la agencia The Works uqe publica La Tercera, “hombres y mujeres mienten por distintas razones: ellas, para evitar un conflicto y ellos, para sentirse bien con ellos mismos”.

5. En el caso del matrimonio convencional, se miente en una de cada 10 interacciones con la pareja. Uffff. Otra de las conclusiones de Meyer.

6. Dicho esto, podemos afirmar que todos mentimos a diario, pero no todos tienen la capacidad de ser buenos mentirosos.

7. Las personas más inteligentes y más extrovertidas son más propensas a la mentira.

8. Un artículo de La Nación Argentinaresume muy bien los tipos de mentira: “entre los tipos de mentiras están: la mentira inocente, muy común en la vida social, la nos evita herir emocionalmente a los demás. La mentira beneficiosa o solidaria, la que se usa para tratar de ayudar a los demás. La mentira maliciosa, las que se dicen por venganza, para obtener algún beneficio o ganar en situaciones competitivas. La mentira engañosa, la más perversa, porque pretende hacer daño o aprovecharse de la situación sin escrúpulos”.

7. No sólo le mentimos a los demás, también nos mentimos a nosotros porque “el engaño es un atajo para conectar nuestros deseos y fantasías, y sobre quién y cómo nos gustaría ser, con quien somos realmente. Para rellenar esas brechas estamos dispuestos a mentirnos”, explica Meyer.

9. Del mismo artículo de La nación rescatamos lo siguiente: ¿Quiénes mientes más y mejor?“Pensamos que la materia blanca extra en los cerebros mitómanos provee a la persona con la capacidad cognitiva para mentir”, explicó entonces el doctor Yaling Yang. Regla de tres. Cuanto más grande sea tu cerebro (¡cerebro, no cabeza!), más capacidad para mentir. Cuan más capacidad de razonamiento, más complejas y elaboradas podrán ser las mentiras”.

10. Es mejor que no se le ocurra decirle una mentira piadosa a un niño, ni siquiera ocultar información, porque ellos saben cuando alguien les miente o no les dice toda la verdad. De hecho, “cuando alguien da información, no solo aprenden lo que la persona busca enseñar, también algo sobre esa persona. Si la información es completa y veraz, confían en esa persona en un futuro”, es una de las conclusiones de un estudio realizado por el MIT.

Imagen destacada: Sopitas.com

Artículos Relacionados

Déjanos tu comentario