La Buena Vida

Rafaella DiGirolamo: “El placer y el goce de la vida es parte de la identidad y depende de uno”

Por: Radio Paula - 17 de Abril de 2017

Sexo, placer y pareja en una interesante conversación.

9 compartidos

Conocer el cuerpo de forma íntima y hacerse cargo del placer sexual de forma responsable, es el objetivo que quiere lograr la piscóloga Rafaella DiGirolamo con un taller que realizará el 22 de abril y de lo que habló con María Gracia Subercaseux en La Buena Vida.

En este taller, se hace ver a las mujeres y que les haga sentido de que el ser un ser sexuado debe partir por uno. “La primera responsabilidad en el placer y el goce, parte en mí. Si no tengo clara esa identidad, me va a costar encontrar el placer en todo, en qué comer, en cómo vestirme, etc. El placer y el goce de la vida es parte de la identidad y depende de uno”.

Siempre le hemos dado la carga al hombre de que es el que tiene que dar placer, y el 80% de las mujeres no tiene orgasmos con la penetración. Es uno de los placeres, pero no el único. Puede ayudar, pero se necesita de más cosas.

“Un mito es la llegada al orgasmo, el que puede venir al principio, al medio o al final. Es el máximo placer que nos puede dar el sexo, pero no es el final. No es “acabar”, no es un cierre. Puede ser en cualquier momento de la relación”.

En la cosulta Rafaella, ve una responsabilidad que se pone en el otro, como que él o ella, no me da el orgasmo. Debe ser espontáneo y fluido, y la verdad es que son pocas personas las que tienen la suerte de vivir esa espontaneidad, pero no es raro que no sea tan fluido.

“El rol más importante en la sexualidad, tiene que ver con la seguridad y el autoestima. Segura de que puedo comunicar, pedir y experimentar, la sexualidad es más fluida porque me voy a dar más espacios de diálogo”

Terapeuticamente se trabaja mucho la excitación, si se busca el orgasmo, se hace más mecánico y no genera la sorpresa que puede generar un orgasmo. Se trabaja cómo sostener la excitación y no pensar, no esperar el orgasmo porque muchas veces así “se chinga”.

En el taller, se trabaja dejar las estructuras afuera y trabajar la identidad sexual. Hay que dejar las escenas predispuestas, y dejarse ser. “Tiene mucho que ver con la educación, con los miedos, con el cariño y los abusos sexuales”.

Artículos Relacionados

Déjanos tu comentario